• Icono de YouTube
  • Icono de Google Plus

CUBARTE

todo

Tras la dimensión humana de la Historia

Por María Carla Gárciga Rodríguez
Fuente CUBARTE 15.07.2016

logo del Instituto Cultural Juan Marinello
logo del Instituto Cultural Juan Marinello

El valor del testimonio en la Enseñanza de la Historia fue el título del más reciente Taller efectuado en el Instituto Cubano de Investigación Cultural Juan Marinello (ICICJM), bajo la coordinación de la profesora Elida Izquierdo López, Msc. en Enseñanza de la Historia.

Durante el encuentro se desarrollaron las temáticas del uso del testimonio en la enseñanza, la didáctica de las historias de vida, las experiencias en curso o finalizadas sobre el tema, los testimonios dentro de un hecho determinado, el testimonio de los mayores para rescatar las historias familiares, los relatos de protagonistas en las clases de Historia de Cuba; las memorias, los recuerdos, las anécdotas del pasado reciente y su rescate en las aulas, y los archivos de la palabra, su uso e importancia.

El Taller dio inicio con la conferencia de la Dra. Ana Vera Estrada Un acercamiento a la historia oral. La investigadora apuntó que el uso de las fuentes orales en la historia es tan antiguo como la ciencia misma, y que estas resultan insustituibles para lograr análisis inclusivos de todos los sectores sociales frente a determinados procesos. Asimismo, explicó la distinción entre historia y memoria, así como las diferencias entre la historia oral en América Latina, Estados Unidos y Europa, y entre la historia oral y el testimonio.

Seguidamente, la Msc. Elida Izquierdo López impartió la conferencia El valor del testimonio en la enseñanza de la Historia, donde compartió con los presentes su labor en la promoción de la búsqueda en los estudiantes de la memoria de sus abuelos, así como el poder del testimonio contra la apatía e indiferencia en las aulas ante los textos tradicionales, al reflejar la dimensión humana de la Historia.

“Debemos empezar a ver la Historia como algo dinámico y movible, alejado de la repetición, y cambiar la perspectiva del estudiante ante la Historia en el aula. La enseñanza de la Historia no debe seguir presentándose como un panfleto dividido entre héroes y villanos. Al despertar el espíritu investigativo, el alumno deja de repetir y comienza a crear”, expresó la profesora.

Los pedagogos, investigadores e intelectuales reunidos en el evento dialogaron sobre la necesidad de incorporar medios alternativos para que los alumnos aprecien la Historia de forma dinámica, como el audiovisual y las nuevas tecnologías.  

Asimismo, se llegó a un consenso acerca de la importancia de que los estudiantes interactúen con testigos vivos y protagonistas de los sucesos históricos. Al respecto, varios profesores expusieron prácticas encaminadas a ello, como encuentros de los estudiantes con compañeros de la Asociación de Combatientes y alfabetizadores que narraron sus vivencias e impresiones durante la Campaña de Alfabetización a inicios del periodo revolucionario. Estos acercamientos conducen a llenar el vacío en el plano afectivo en la enseñanza de la Historia y contribuyen a transformar la mirada del que aprende.

Los participantes también llamaron la atención sobre la importancia de acudir a la diversidad de fuentes en el proceso de enseñanza-aprendizaje y acerca del hecho de que la Historia no solo la hacen los líderes, sino también esos cómplices anónimos que conforman el pueblo.

Igualmente, se debatió en torno al tratamiento de temas y figuras polémicas, la importancia de conservar la memoria histórica para no darla por perdida y la cuota de intencionalidad política implícita siempre en la enseñanza de la Historia.

El taller concluyó con la presentación y venta de la obra Guajiros del siglo XXI, de la Dra. Ana Vera Estrada.

Añadir nuevo comentario