• Icono de YouTube
  • Icono de Google Plus

CUBARTE

todo

Cincuenta años de un Harakiri

Por Liliana Molina Carbonell
Fuente CUBARTE 09.12.2014

Cincuenta años de un Harakiri
Cincuenta años de un Harakiri

Una obra notable, un creador de valía y un aniversario cerrado bastaron al diseñador Pepe Menéndez para asumir la curaduría de una muestra que revisita la impronta de una de las metáforas visuales más sugerentes de la cartelística cubana.

Concebida como parte del programa colateral de actividades del 36 Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano, la expo Historia de un Harakiri deviene un homenaje al cartel creado en 1964 por el diseñador Antonio Fernández Reboiro, para el filme japonés del director Masaki Kobayashi.

Harakiri es una pieza muy alabada por la crítica y se considera un hito en el cartel cubano. Este año cumple su 50 aniversario, de ahí que la muestra tenga la intención de poner en perspectiva su trascendencia a través de diversas facetas”, afirmó Menéndez a Cubarte.

El acercamiento a la producción gráfica correspondiente al inicio de la década de los sesenta, funciona como punto de partida de un recorrido visual que, desde una perspectiva poliédrica, explora también el quehacer de una nueva generación de diseñadores en la Isla.

Cuatro aproximaciones estrechamente relacionadas con Harakiri (Su época, Una encuesta, Los carteles de hoy y Cuatro variaciones) articulan esta expo, que se exhibe en el Pabellón Cuba.

“La primera parte reúne carteles realizados en los años inmediatamente anteriores al 64, con el objetivo de presentar en qué contexto surgió Harakiri. Luego —explica el curador—, se muestra el resultado de una encuesta que hice a 14 diseñadores, casi todos menores de cuarenta años, quienes producen los carteles de cine, de teatro y de otros temas culturales en la cartelística cubana actual. Ellos seleccionaron los carteles que preferían del cine cubano de todos los tiempos y los ocho que más votos obtuvieron se integran a esta exposición”.

Un tercer momento de la muestra incluye obras de cada uno de los diseñadores que participaron en la encuesta y cuya selección, entre los 25 carteles que les fueron propuestos,  “permite poner a debate la impronta de Harakiri y constatar la valía que le asignan los actuales protagonistas de este arte en Cuba”.

La expo también propone una aproximación formal realizada por Menéndez a partir de la pieza de Reboiro. “He presentado cuatro de muchas variaciones que hice de este cartel, con las cuales intento explorar en qué radica su fuerza: si en la composición, el color, o la combinación de estos… Se trata de una deconstrucción formal a modo de experimento que también pretende acercarnos a la trascendencia de esta obra”.

Añadir nuevo comentario