• Icono de YouTube
  • Icono de Google Plus

CUBARTE

Década 2000 hasta la actualidad

El cine cubano de los primeros años del siglo XXI estuvo marcado por el florecimiento de un cine independiente, juvenil, crítico, de temática contemporánea y apoyado en las nuevas tecnologías, junto con el mecanismo todavía significativo de las coproducciones, sobre todo con España, un período transicional en el cual comenzó a remontarse paulatinamente el declive productivo característico de los años '90.

El período 2000-2007, se hacen evidentes cambios sustanciales en el abordaje de estos temas, con respecto a etapas precedentes en el cine cubano. Temáticas como el fenómeno migratorio y las relaciones entre mujeres, hombres e individuos de otras tendencias sexuales, por su impacto en la sociedad, se erigen en pilares fundamentales para la cinematografía cubana realizada a partir del año 2000.

Se destacan los filmes «Miel para Oshún», de Humberto Solás (2001), «Video de familia» , dirigido por Humberto Padrón (2002), así como «Viva Cuba», de Juan Carlos Cremata (2005), y «Diario de Mauricio» de Manuel Herrera (2006).

Se realizan filmes que representan una parte de la sociedad cubana, pueden leerse como muestra auténtica de la realidad, pues representan y denuncian penurias, tristezas, miserias y el desmoronamiento del país. Sobresalen «Los dioses rotos»  de Alberto Darana (2008); Afinidades (2010); Casa vieja (2010); Larga distancia (2011); Habanastation de Ian Padrón (2011) ; Boleto al paraíso (2011); La guarida del topo (2011); Verde, verde (2011); Entre dos aguas de Jorge Herrera (2011); Madrigal de Fernando Pérez (2011); Fábula de Lester Hamlet (2011).

Para caracterizar el audiovisual generado en la Isla, ya sea documental o ficción, durante los primeros años del siglo XXI, es imprescindible hacer referencia a tres eventos: la Muestra Nacional de Nuevos Realizadores (hoy Muestra Joven ICAIC), el Festival Internacional de Documentales Santiago Álvarez in Memoriam y el Festival Internacional del Cine Pobre en Gibara. Concebidos para estimular el conocimiento y la reflexión alrededor de la obra audiovisual de los jóvenes y potenciar el diálogo entre las diversas generaciones de creadores.

Se mantienen activo Juan Carlos Tabío, Fernando Pérez, Daniel Díaz Torres, Juan Padrón, Gerardo Chijona, Manuel Herrera, Manuel Pérez, Rogelio París y Enrique Pineda Barnet; realizan sus primeros largos de ficción ciertos realizadores con larga experiencia en el documental como Enrique Colina, Juan Carlos Cremata y Rigoberto López y se destacan nuevos talentos en la realización de este género, como Pavel Giroud, Lester Hamlet y Esteban Insausti.