• Icono de YouTube
  • Icono de Google Plus

CUBARTE

todo

Más aciertos que desaciertos en “Con dos que se quieran”

Por Clotilde Serrano Álvarez
Fuente CUBARTE 24.04.2016

Programa de televisión Con dos que se quieran
Programa de televisión Con dos que se quieran

A pesar de sus dos temporadas no había antes hablado de Con dos que se quieran, programa que desde 2011 inició Amaury Pérez Vidal en la Televisión Cubana. Esta producción conjunta del Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográfica y RTV Comercial, ha llenado un espacio importante en la pantalla cubana al develar las historias de vida de muchas de las figuras más importantes del quehacer artístico y cultural del país.

El programa tiene una visualidad que, sin ser desmedida, es agradable, propicia la intimidad por las piezas que componen su escenografía, la iluminación adecuada, todo ello acompañado de muy buenos tiros de cámara, es decir, de un trabajo conjunto de gran profesionalidad. Sin embargo, a pesar de dos importantes soportes: los entrevistados y la calidad de la producción televisiva, nunca antes, y debo admitirlo, había sido benévola con este proyecto y no es que no reconociera la rigurosa selección de los entrevistados, la detallada investigación que está detrás de cada programa y el carisma de Amaury, así como la apropiada forma en que se presenta.  Mi actitud ha respondido, fundamentalmente, a mi apego a determinados códigos que definen la entrevista como género. Por ello, me resultaba difícil asumir el diálogo en el que siempre media, por parte del anfitrión, los diminutivos a los nombres, como resultado de un conocimiento íntimo del entrevistado; el recurrir a anécdotas comunes; el evidenciar que más que “un entrevistado o entrevistada”, el “elegido o elegida” es un amigo “cercano”, a quien se tiene la cortesía de invitar a casa. Para quienes hemos ejercido el periodismo, nos es difícil asimilar esta forma de enfrentar la entrevista, pues a pesar del conocido “rapport” que debe primar entre quien interroga y quien responde, se mantienen ciertas distancias que no permiten romper esa frontera. Pero, Amaury, como dice una colega cercana “es un hombre de la televisión” y no porque sea hijo de una de las conductoras más profesionales y populares de todos los tiempos, muy cercana al corazón de nuestro pueblo, y a uno de los directores de televisión de alto calibre, sino que él se ha ganado el puesto, con propuestas anteriores como Muy personal, así como por su desempeño como cantautor y organizador de uno de los grandes conciertos realizados en Cuba, el Concierto por la Paz, por citar algunos ejemplos.

Amaury es un hombre de la televisión y ha hecho de Con dos que se quieran un show televisivo -lo que es plausible, pues nuestra televisión adolece de esto-, y no una entrevista vista desde la óptica de la prensa; y aquí es donde volvemos al inicio, porque aunque no sea estrictamente un ejercicio periodístico, en ocasiones se reitera en demasía el hecho de que el televidente conozca la relación “afectiva” que une a entrevistado y entrevistador, y esto en mi opinión, le ha restado al empeño, aunque sea resultado de la muy personal manera de Amaury de conducir el programa.

No obstante, la Televisión Cubana junto a Amaury han permitido acercar a nuestro pueblo a una gran mayoría de artistas e intelectuales no sólo desde las facetas de la creación sino también de sus vidas privadas, y esto se ha convertido en valioso testimonio del quehacer cultural de la Isla.

La idea de haber llevado la primera serie de estos programas a soporte digital ha sido una excelente iniciativa, para conservar estas entrevistas, entre las que constan algunas de personalidades que ya no están entre nosotros, de ahí su importancia como proyecto, incluso desde el punto de vista patrimonial.

Con dos que se quieran, ahora en su segunda etapa, es una atractiva propuesta que ha complementado para bien nuestra programación televisiva, y a pesar de mis observaciones, les puedo asegurar que en ningún caso me lo pierdo.

Clotilde Serrano Álvarez

Por Clotilde Serrano Álvarez

Licenciada en Periodismo. Trabaja en los Servicios Informativos de la Televisión Cubana, específicamente en el Noticiero de Televisión desde 1981, donde se ha desempeñado como redactora-reportera de prensa y otros cargos de dirección. Desde 2009 es la Jefa de la Redacción Cultural del Sistema Informativo.

En 1985 comienza a trabajar como guionista de los Noticieros de Televisión y en 1993 en el Noticiero Dominical. Desde 1999 y hasta la actualidad es guionista del Segmento Cultural de Dominical.

Tuvo  la responsabilidad del Proyecto de Noticiero Cultural, que se presentó desde 2009 y salió al aire el 7 de abril de 2014.

Ha colaborado con publicaciones impresas en la década del 90 (Revista Cuba Internacional y Prisma). Desde 2013 escribo para el sitio digital Cubanow.

También ha recibido diversos cursos y diplomados relacionados con su entorno laboral.

Se ha desempeñado como jurado en el Premio Anual de Periodismo Cultural “Rubén Martínez Villena” de la AHS para Televisión. (Organizado por la Asociación Hermanos Saíz). 2007 y 2009; del Premio de Periodismo 26 de Julio para Televisión y el Premio de Periodismo Cultural José Antonio Fernández de Castro en 2009.

Fue premiada en el Festival Nacional de Televisión en dos ocasiones, en 2007 en género de reportaje y en 2009 en comentario seriado.

Añadir nuevo comentario