• Icono de YouTube
  • Icono de Google Plus

CUBARTE

todo

Intensidad y reflexión en la muestra “Cardinales” de Carlos Alberto García de la Nuez

Por Clotilde Serrano Álvarez
Fuente CUBARTE 09.07.2016

Intensidad y reflexión en la muestra “Cardinales” de Carlos Alberto García de la Nuez
Intensidad y reflexión en la muestra “Cardinales” de Carlos Alberto García de la Nuez

Hacia dónde va y de dónde viene, ha sido una de las principales preocupaciones del hombre. En la contemporaneidad, ello se ha convertido en una de sus inquietudes primordiales, si tenemos en cuenta que, por la desigualdad entre norte y sur, los conflictos bélicos, las confrontaciones interreligiosas, los desastres naturales, las hambrunas y epidemias que de estos se derivan, entre otros muchos factores, hacen que las poblaciones se muevan constantemente en busca de refugios para ellos “más seguros”. En la antigüedad esta práctica estaba determinada por desplazamientos hacia mejores tierras donde encontraban mejor caza, pesca y óptimas condiciones para el cultivo; ahora sin embargo los movimientos se originan hacia las grandes potencias, donde los migrantes esperan encontrar buenas oportunidades de trabajo y otras condiciones de vida.

Esta inquietud es una de las motivaciones del artista de la plástica Carlos García de la Nuez, quien por estos días exhibe en el Museo Nacional de Bellas Artes su exposición Cardinales, con piezas de gran formato -de tres por tres metros-, en los que predominan los colores primarios acompañados del negro, el que aporta múltiples significados sicológicos. En Cardinales, García de la Nuez maneja la abstracción y el simbolismo. A pesar de que no se considera un artista abstracto, le gusta trabajar sus potencialidades. En esta muestra, en la que juega mucho con lo simbólico en su discurso narrativo, el artista trabaja la geografía: el norte y el sur y lo que representa para el hombre, las diferencias que imponen en lo económico y lo social para las grandes mayorías y cómo ello define conductas en los seres humanos. Trabajar con grandes dimensiones tiene para él una importancia vital pues le permite desarrollar una tesis en toda su amplitud. Con economía de recursos, apelando a la subjetividad del espectador, García de la Nuez reclama la sensibilidad y llama a la reflexión como motores en la apreciación de sus obras, que pueden tener múltiples lecturas de acuerdo a la perspectiva de cada cual; dejando una huella que nos hace volver una y otra vez, para buscar en ellas un significado que juegue con la consciencia de uno mismo.

Pintura inquieta, en la que el artista plasma sus emociones más íntimas, y nos hace buscar las nuestras en lo más profundo de la consciencia, para entrar en una especie de estado de gracia. La luz en su obra es una protagonista esencial, ella aporta la sublimidad que enaltece el acto pictórico.

Cardinales estará expuesta en Bellas Artes hasta finales de agosto y es una oportunidad que no debemos dejar pasar para conocer una de las figuras más representativas de la plástica cubana de la década de los ochenta; integrante del grupo 4x4 junto a Moisés Finalé, José Franco y Gustavo Acosta Pérez; parte de una generación que, conjuntamente con los miembros de Volumen Uno y Hexágono, quebró códigos utilizados por sus antecesores para dar paso a un quehacer más contemporáneo y a la vez singular que sitúo, a partir de entonces, a las artes plásticas de la Isla en el punto de mira.

Cardinales reta a nuestra imaginación, da riendas sueltas a realidades acompañadas de utopías: la ilusión de rutas, garante de posibles desplazamientos para los individuos, vistos como ciudadanos del planeta; el norte determinado por muchos como el sitio supremo, en contraposición a un sur al que aún hay que sustentar y necesita ser reafirmado como escenario cada vez más soberano. Y ante ello, el este y el oeste como polos opuestos y, sin embargo, afines, en sus problemáticas e identidades, donde se acumulan las mayores riquezas del mundo, situación que a su vez da lugar a los mayores conflictos y como consecuencia a las más inseguras formas de subsistencia para sus habitantes.

Si García de la Nuez nos había deslumbrado con su exposición Mis dos islas en la Galería Habana, Cardinales lo reafirma en su creciente búsqueda de resortes emotivos que llevan a la reflexión, así como en su sólida madurez creativa.      

Clotilde Serrano Álvarez

Por Clotilde Serrano Álvarez

Licenciada en Periodismo. Trabaja en los Servicios Informativos de la Televisión Cubana, específicamente en el Noticiero de Televisión desde 1981, donde se ha desempeñado como redactora-reportera de prensa y otros cargos de dirección. Desde 2009 es la Jefa de la Redacción Cultural del Sistema Informativo.

En 1985 comienza a trabajar como guionista de los Noticieros de Televisión y en 1993 en el Noticiero Dominical. Desde 1999 y hasta la actualidad es guionista del Segmento Cultural de Dominical.

Tuvo  la responsabilidad del Proyecto de Noticiero Cultural, que se presentó desde 2009 y salió al aire el 7 de abril de 2014.

Ha colaborado con publicaciones impresas en la década del 90 (Revista Cuba Internacional y Prisma). Desde 2013 escribo para el sitio digital Cubanow.

También ha recibido diversos cursos y diplomados relacionados con su entorno laboral.

Se ha desempeñado como jurado en el Premio Anual de Periodismo Cultural “Rubén Martínez Villena” de la AHS para Televisión. (Organizado por la Asociación Hermanos Saíz). 2007 y 2009; del Premio de Periodismo 26 de Julio para Televisión y el Premio de Periodismo Cultural José Antonio Fernández de Castro en 2009.

Fue premiada en el Festival Nacional de Televisión en dos ocasiones, en 2007 en género de reportaje y en 2009 en comentario seriado.

Añadir nuevo comentario