Homenaje al Marqués de Santa Lucía en Marianao


homenaje-al-marques-de-santa-lucia-en-marianao

Salvador Cisneros Betancourt. Foto de Ricardo Muñoz Gutiérrez, en Del Camagüey, historias para no olvidar I. Editorial Ácana, Camagüey, 2011. pp. 63-64.
 

Finalizada la guerra del 95 se inició en toda la isla la rescritura toponímica de los símbolos urbanos. Sustituyendo nombres religiosos, populares y de personalidades vinculadas al periodo colonial por el de los principales protagonistas de las guerras de independencia o fechas significativas de la contienda. José Martí, Antonio Maceo y Máximo Gómez, estuvieron entre los primeros a recordar en calles, plazas y parques, principalmente en espacios de reconocida jerarquía histórica social. Marianao, no estuvo ajena a ello, y para recodar a los héroes citados fueron designadas las actuales calles 49, 116 y 51, que entonces tenían por nombre: San Francisco, Rey y Camino Real de Vuelta Abajo, respectivamente.

Del periodo colonial había heredado la actual Calle 124 el nombre Paseo de la Reina, aunque popularmente se le llamaba Paseo, un eje de notable significación en la estructura urbana de Marianao desde el siglo XIX al articular los barrios Quemados y Coco Solo. Fue este eje, la Calle Paseo, donde por acuerdo del ayuntamiento de Marianao, del 6 de marzo de 1914, se rendirá homenaje a Salvador Cisneros Betancourt, el Marqués de Santa Lucía (Puerto Príncipe, 1928-La Habana, 1914), el ilustre camagüeyano de postura independentista inquebrantable (1); el presidente de la Junta Revolucionaria de Puerto Príncipe que fuera electo presidente de la Cámara de Representantes en la Asamblea Constituyente de Guáimaro el 10 de abril de 1869 y el 22 de enero de 1877, el único cubano que ocupó el cargo de Presidente de la República en Armas en dos ocasiones: entre el 27 de octubre de 1873 y el 29 de junio de 1875, y del 13 de septiembre de 1895 al 30 de octubre de 1897; el patriota que no aceptó el Pacto del Zanjón y se opuso a la Enmienda Platt.  

De la relación directa del Marqués de Santa Lucía con el Ayuntamiento de Marianao da muestra el acta de la sesión correspondiente al 3 de marzo de 1913, espacio en que se somete a discusión una comunicación en la que Cisneros, junto a José Rafael Estrada, solicita a los ayuntamientos el aporte de un peso mensual para el pago del salario del custodio del monumento erigido en Dos Ríos a Martí. Fue esta una sesión cargada del patriotismo que acompañó a Salvador Cisneros desde 1850, cuando da inicio su conspiración contra el gobierno español, hasta su muerte; perspectiva desde la cual a pesar de que el dinero solicitado no estaba en el presupuesto de la municipalidad, los concejales, encabezados por Eduardo Bello, Nicanor del Campo, Manuel Pérez y Diego Guevara, consideraron un deber comprometerse personalmente con ello. En el documento analizado se informan los resultados de los fondos recolectados para erigir un monumento que perpetuase la sagrada memoria del Apóstol José Martí en los siguientes términos: 

“Con el producto de esa suscripción nacional, se han erigido dos monumentos que están terminados de un todo: uno en Dos Ríos, sitio donde ocurrió la nunca bien lamentada catástrofe que arrebató a Cuba un genio, y otro, de mármol en la plaza pública de Palma Soriano, en el mismo lugar en que las tropas españolas, mandadas por Sandoval, expusieron en una rústica caja el cadáver del insigne poeta y soldado”. (2)

El homenaje a Salvador Cisneros en la Calle Paseo está relacionado con su muerte. El 2 de marzo de 1914 el Secretario del Ayuntamiento de Marianao propone que “estando de duelo la República por la irreparable pérdida del insigne Patriota, el venerable Salvador Cisneros Betancourt, se suspenda la sesión y que se dirija por mediación del Señor Presidente un telegrama al Sr. Presidente del Ayuntamiento de Camagüey, para que represente a éste Ayuntamiento en el sepelio del prócer Salvador Cisneros Betancourt, y que se remita un mensaje de condolencia a los familiares y viuda del finado” (3) y apenas 4 días después, en la sesión del 6 de marzo, se daría lectura a una moción firmada por los concejales Juan J. Herrera Márquez, Diego Guevara, Nicanor del Campo, Eduardo C. Bello, Genaro Hernández, Enrique Hernández, Camilo Armand, Marcelino Cabrera y Prisco Rad-Cliff:

Al Ayuntamiento: Los Concejales que suscriben deseando dejar memoria material de la desgracia nacional que ha causado la desaparición de una de nuestras últimas reliquias del sano y verdadero Patriotismo, proponen al Ayuntamiento se ponga a la calle del paseo de la Reina, el de “Salvador Cisneros”, con el fin de que también tome su nombre el parque cuya construcción proyectan varios vecinos y para el cual ha concedido el Ayuntamiento gustosamente su autorización. Innecesario nos parece hacer consideraciones sobre el particular porque sabemos que basta citar un nombre inmaculado para que sea débil todo lo que después pueda decirse. Marianao, marzo 6 de 1914. (4)

La moción no solo fue aprobada por unanimidad de forma inmediata, sino que con el fin de hacerla efectiva se orientaba comunicar el acuerdo al registrador de la Propiedad y al Presidente de la Comisión de Impuesto Territorial, para hacer constar el cambio de nombre en los registros correspondientes.

A esta iniciativa se sumó, el 20 de abril, el proyecto de un grupo de vecinos organizados en Comité, para la “construcción de un parque por suscripción popular en la calle de Salvador Cisneros entre las de Máximo Gómez y Martí, que ostentará el nombre del gran patriota” (5). El 24 de abril de 1914 el expediente del parque Salvador Cisneros fue presentado a los miembros del Ayuntamiento con proyecto del Arquitecto y el visto bueno de Baldomero Acosta, entonces Alcalde de Marianao. ¿Principal reto de su ejecución?: modificar el recorrido del tranvía establecido por la compañía Insular Railway Company a finales de 1909: “En el viaje a Marianao siguen los carros por la línea de bajada de la calle Steinhart (6) [Ave 45] hasta Paseo [Calle 124], doblan por Paseo a la derecha siguiendo por la calle de Campa [Ave 43] hasta Santa Lucía [Calle 134], Calzada Real de Marianao [Ave 51], Paseo hasta Martí [Ave 49], doblando Martí hasta Maceo a tomar nuevamente la línea de subida de la calle Steinhart”. (7)

Un año después, el 12 de abril de 1915, el proyecto del parque “Salvador Cisneros” se desvanecía ante las dificultades encontradas por los organizadores para la traslación de la línea de tranvías que impedían la ejecución de las obras; en consecuencia, se dan por terminadas las funciones del referido comité y en su lugar el concejal Sánchez sugiere “que el Ayuntamiento acuerde que los comerciantes e industriales de este término puedan construir a sus expensas previo el modelo que apruebe el Ayuntamiento, bancos de imitación a mármol de granito anunciando su establecimiento o industria durante el término de tres años.” Para entonces también el acuerdo de perpetuar la figura de Salvador Cisneros en una de las calles de Marianao parecía quedar en el olvido pues para hacer referencia al emplazamiento del espacio se utilizan como términos: “la calle del Paseo, cuadra comprendida entre la Calzada de Máximo Gómez y la calle de Martí”. (8)

En la historia cultural de Marianao el nombre Salvador Cisneros, colocado a la calle 124, no traspasó el marco oficial e incluso en éste ámbito fue desconocido o ignorado.  En el Directorio de Cuba 1927, se le reconoce como “Paseo” y el periódico El Sol, al comentar la inauguración de la Plaza Cívica José Martí en este eje el 11 de agosto de 1955, la refiere como Calle Progreso. (9)

Plaza Cívica José Martí. Calle 124. Marianao.

 

(1) V.: Ricardo Muñoz Gutiérrez: Salvador Cisneros Betancourt contra un presidente plattista, Ed. Ácana, Camagüey, 2008.

(2) Archivo Nacional de Cuba (ANC), Gobierno Municipal de Marianao, Actas, libro 6, ff. 424-425.

(3) Ibíd., Libro 8, folio 187.

(4) Ibíd., Cit., f. 192.

(5) Ibíd., Cit., f. 243.

(6) Antigua calle Dolores. El nombre fue sustituido por acuerdo del 7 de octubre de 1909 a propuesta del concejal Juan Herrera, “creyendo interpretar el sentimiento del pueblo y muy especialmente el de los dignos señores que lo representan en el Ayuntamiento […] teniendo en cuenta los beneficios que debe el pueblo a este distinguido ciudadano que ha tomado parte tan principal en todas las mejoras locales y dispuesto la ampliación de las líneas, base principal de adelanto y fomento de Marianao”. ANC, libro 2, f. 192.

(7) ANC, Loc. Cit., Libro 2, folio 271, Acta Capitular del 30 de diciembre de 1909.

(8) Ibíd., f. 394.

(9) El Sol, 45(50):1, Marianao, sábado 13 de agosto de 1955.

 


0 comentarios

Deje un comentario



v5.1 ©2019
Desarrollado por Cubarte